you're reading...
design, diseño, ideas, inspiración

Lo que deberíamos desmitificar en diseño…


5-Strange-Lifestyle-And-Health-Myths-TodayLo que aprendemos al caminar por el oficio del diseño, puediera parecer muy importante para construir nuestro propio proceso creativo… y lo es, pero hoy quizá tiene más peso la necesidad de desaprender lo que aprendemos, para seguir creciendo nuestro proceso. Es decir, de inicio habrá que reformular nuestra realidad de manera constante para volverla a proyectar.

Veamos, no es lo mismo dominar una técnica que ya existe (aquellas clásicas que aprendímos en la escuela), a crear nuestra propia técnica o estilo e irlo desarrollando. Claro, esto va acompañado de una herramienta llamada “creatividad” y esa creatividad no puede surgir si no existe el conocimiento… si no existe la experiencia.

Y eso es lo primero que debemos desaprender o desmitificar:  el afamado concepto de experiencia. Muchos piensan que los años nos dan experiencia, y la verdad es que no, la experiencia solo se puede adquirir y cultivar conociendo, puliendo habilidades, rompiendo patrones, equivocandose pero no en lo mismo siempre. Los años solo representan un lapso de tiempo, en el que supone debería ocurrir esto pero muchas veces no pasa así… para que seamos realmente experimentados se tiene que cambiar de posturas, de ideas, deshacernos de los clichés, se tiene que dejar de plagiar, etc…  es por eso que la “innovación” del diseño es tan fugaz.

Otro aspecto clave a desmitificar o desaprender (en lo cotidiano) es que el diseño no tiene cabida en el mundo corporativo, en el mundo de las empresas. Por el contrario, el diseño es una gran aventura de emprendimiento, y los negocios poco a poco han apostado más por este oficio. Si bien la mentalidad corporativa, tiene que cambiar, tiene que transformarse y dejar de tener miedo.. el diseño se ha posicionado como un motor importante que mueve la economía de las empresas.

Así mismo, existen ciertos aspectos de nuestra personalidad que también debe desmitificarse o desaprender:  el ego, por ejemplo.  El ego nos hace sentir “poderosos” dioses creativos, y sí, incluso puede hacer que perdamos el piso, pero, el ego es bueno si lo usamos inteligentemente. El ego es lo que nos levanta, lo que nos hace seguir  luchando en un campo muchas veces desvalorizado, así que no puede ser tan malo siempre y cuando recordemos de donde venimos. Y esto me lleva al último punto: la pasión.

Sabemos que hacer lo que nos apasiona nos llena de felicidad, y es muy cierto. Pero la pasión no trabaja sola, la pasión también necesita un motivo, y necesita de mucho esfuerzo para seguir adelante. Ese motivo es muy particular, y habrá que encontrarlo dentro de nosotros mismos, es decir, no se trata de soñar, si no de materializar los sueños (vivirlos). No se trata de diseñar por diseñar, se trata de diseñar para servir. La pasión es lo que nos mantiene vivos.. la que nos hace soportar muchas juntas, a veces sin sentido con los jefes y clientes, la que nos hace estar despiertos en la noche preparando un proyecto. La que nos hace escribir, la que nos hace bocetar y plasmar nuestras ideas. Así que, no se debe menospreciar la pasión del diseño porque en pocas palabras, es la que transforma al mundo.

by Erika Valenzuela.

Advertisements

Discussion

No comments yet.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Twitter

Error: Twitter did not respond. Please wait a few minutes and refresh this page.

%d bloggers like this: